Inicio

Belleza bíblica en «La siega» de Lope

2 comentarios

La siega, auto sacramental de Lope comienza con una escena de idílica alborada protagonizada por el Cuidado y la Ignorancia, criados del Señor de la heredad quien se suma a la escena versos después. Tras el establecimiento de este marco amoenus, con cantos y serafines, irrumpen en la acción la Soberbia y la Envidia, con el consecuente cambio en el transcurso de los acontecimientos, reforzado estilísticamente con una variación métrica. La Soberbia y la Envidia dilucidan sobre su plan contra la Iglesia, mientras ésta, en alegoría de la Esposa del Señor, celebra sus tiernos amores. Para ello, se disfrazan de gitanas dispuestas a adular a la Esposa en cuanto a su belleza con el fin de perturbar su entendimiento. Un fragmento del parlamento entre ambas se recoge a continuación:

Envidia:  Cuando quería

dar a Nabal castigo,

David, con justo celo,

menos bella bajaba del Carmelo

Abigail hermosa.

Soberbia: Con el mismo jazmín bañado en rosa

la bella Ester enamoraba a Asuero;

y el capitán contra Betulia fiero

miraba de Judit los claros ojos,

por quien arroyos de su cuello rojos

el pabellón mancharon.

Abigail, Ester y Judith son personajes tomados del Antiguo Testamento, ejemplo las tres de una poderosa virtud estética. Estas son sus historias:

Abigail– esposa de Nabal, quien tenía sus rebaños en el monte Carmelo. David envió un grupo de mensajeros para que saludaran a Nabal y le pidieran alimento, a lo que el pastor se negó, haciendo alarde de un soberbio comportamiento que fue enmendado por su esposa. Ella tomó la provisión y fue en busca de David y sus hombres, a los que se encontró de camino ansiando venganza. Ella pidió perdón por la maldad de Nabal, mientras restauró la ofensa, ofreciéndose a sí misma como sierva de David.  A los pocos días Nabal murió cuando se le paralizó el corazón, y posteriormente David pidió la mano de Abigail (Primer libro de Samuel).

Ester– su esposo, el emperador persa Asuero (Jerjes) decretó el exterminio del pueblo judío dentro de sus territorios a través del primer ministro Amán. Sin embargo, Ester, de origen judío decide acudir al trono del mandatario para descubrirle sus raíces (que él desconocía) y  rogarle que recapacitara en su acción. Frente a él se desmaya, mientras el emperador le concede la solicitud y castiga Amán (Libro de Ester).

Judit– viuda hebrea de la ciudad de Betulia. En medio del ataque babilónico contra Israel descubre que el general Holofernes está enamorado de ella. Como solución para salvar a su pueblo del ataque invasor, parece ceder a sus deseos y lo acompaña a sus aposentos. Tras un banquete, Holofernes se encuentra en estado de embriaguez, momento que Judit aprovecha para cortarle la cabeza con su propia espada y restaurar así la libertad para los judíos.  (Libro de Judit)

Decisiones interactivas del profesor

Deja un comentario

En la imprescindible obra de Richards y Lockharts de título Estrategias de reflexión sobre la enseñanza de idiomas (1998, Cambridge, CUP) el capítulo 4 se dedica a «La toma de decisiones del profesor». Estas pueden definirse como un: «Conjunto de respuestas inmediatas a un contexto o situación imprevista respecto al plan inicial de la clase, con el fin de proporcionar un apoyo óptimo al aprendizaje». Esta capacidad por parte del que enseña, es un aspecto fundamental en su labor docente. El aula debe ser entendida como un contexto impredecible, por la naturaleza de sus mismos componentes (alumnos), lo que consecuentemente hace que el profesor tome multitud de decisiones a lo largo de una sesión, con el fin de alcanzar los objetivos que se había propuesto. Este tipo son las denominadas interactivas, mientras que existen las de planificación, previas a la clase en las que se seleccionan los contenidos, se diseñan las actividades, etc. y las posteriores o de evaluación, para examinar en qué medida su planteamiento ha resultado operativo.

Una buena planificación de la clase reduce el número de decisiones interactivas que después deberán tomarse, sin embargo es imposible reducirlas a cero teniendo en cuenta el carácter vivo del “ente” con el que se está trabajando. A continuación, se ofrece un cuadro en el que se organizan los diferentes problemas que pueden surgir en el aula según Johnson, y de los que pueden extraerse las siguientes consecuencias:

Problemas

Consecuencias

Cognitivas

Emocionales

Comprensión de los alumnos
  • Alteración curricular
  • Ralentización de la clase
  • Pérdida de motivación
  • Actitud pasiva del alumno
  • Frustración
  • Abandono del curso
  • Desmotivación del profesor
Motivación y participación del alumno
Organización y coordinación de las actividades docentes
Integración curricular
Nivel y capacidad lingüística del alumno
Tema y contenidos de la clase
Necesidades afectivas del alumno

Y por último, algunas recomendaciones para manejar mejor este tipo de situaciones:

  • Planificar exhaustivamente la clase
  • Tener un plan B
  • Estar preparado para los imprevistos
  • Empatizar con los alumnos
  • Ser flexible

Para ampliar este tema, puede verse la presentación que realicé en Santander tras la elaboración de un póster con mi grupo de trabajo.


“Hemos vuelto” // Método vs. enfoque

3 comentarios

Después de varios meses (han pasado muy rápido, llenos de otras disquisiciones, Davinia vale ya de excusas…) vuelvo a mi querido espacio, tan solo desde entonces y sin quejarse. En mi “defensa” cabe añadir que durante cinco semanas entre julio-agosto he dedicado todos mis esfuerzos intelectuales al estudio de la “Enseñanza del Español como Lengua Extranjera” dentro de un programa de Máster universitario organizado por la UIMP y el Instituto Cervantes.

A pesar de algunos momentos difíciles, cuando crees que tu cerebro no puede procesar un concepto más, sin duda ha sido una experiencia gratificante tanto a nivel profesional como personal (qué más puedo decir, si fue admitida junto a 35 alumnos más, con otros 280 en lista de espera, me sentí casi una “elegida” :D). El próximo verano continuará con más y mejor.

Y como reflejo de estos nuevos intereses, he decidido incluir contenidos sobre la materia en el blog, de manera que tanto la didáctica del español como los autos sacramentales necesitarán de mis muchas horas en los próximos meses. Puedo afirmar entonces que desde ahora este barco navega entre dos mares. Para empezar…

Método vs. enfoque

Desde el siglo XVI, cuando el latín perdió fuerza como lengua (oral y escrita) predominante en Europa en detrimento del italiano, el francés o el inglés, pasó a incorporarse dentro del programa de enseñanza. Como método de instrucción se utilizaba el posteriormente designado Gramática-Traducción que se articulaba en torno al perfecto manejo de las reglas gramaticales y la destreza de traducir (directa-inversa) desde el latín a la lengua romance correspondiente. El foco estaba en la forma, sin importar el significado. Por increíble que parezca, esta práctica se mantuvo hasta el siglo XIX, con algunas posturas críticas como la temprana de Montaigne, quien abogaba por enseñar la lengua extranjera a través de la acción, sin recurrir a la lengua materna o la traducción. No obstante, por consenso casi general este modo artificial de concebir la lengua se consideraba prestigioso, por seguir la estela de la enseñanza del latín, y así el alemán o el francés podían equipararse a éste. Mientras los estudiantes se bañaban en sudor y lágrimas.

 Sin embargo, durante el siglo XIX surgieron diversos movimientos de reforma en torno a la  didáctica de lenguas y se fueron sucediendo los métodos, dependiendo de su teoría sobre la lengua, el papel del alumno y profesor, etc.: Audio-oral, Respuesta Física Total, Sugestopedia, Vía Silenciosa y Aprendizaje comunitario. A pesar de las importantes divergencias entre ellos, mantienen un aspecto común: cada método (experto que lo propuso) concibe que ése es la única y mejor manera de enseñar una lengua extranjera o una segunda lengua*. Constan de una serie fija de pautas y procedimientos, que sin depender de factores como el entorno del alumno y su situación de aprendizaje, siempre tendrán un resultado óptimo si se aplican convenientemente en el aula.

Pero, a partir de la década de los 80, autores como D. Nunan o M. Long proponen enfoques centrados en el alumno. Se desvía de la rigidez prescriptiva de los métodos, atendiendo a la realidad del aula, y teniendo en cuenta las variables que existen en cuanto a grupo social, nivel de lengua, etc. Mientras que en la tradición más conservadores de enseñanza el profesor era la única fuente de conocimiento y ejercía un control total sobre la clase, ahora establece un diálogo con el estudiante para así determinar tanto los contenidos como los objetivos de la clase. De este modo se fomenta un papel autónomo por las dos partes, que depende menos de las pautas curriculares y la metodología concreta, atendiendo las necesidades específicas.

* Se entiende como Segunda Lengua (L2) aquella que se enseña dentro del contexto en que se habla (español en España) mientras que Lengua Extranjera (LE) se refiere a la lengua en un país donde pueda hablarse pero no es la oficial (español en EEUU).